Skip to content

El Desordenamiento Territorial

by en octubre 29, 2012

POR JORGE EDUARDO CASTRO CORVALAN

Hay dos pruebas enormes de que vivimos bajo el socialismo, la primera, la moneda de curso forzoso, y la segunda, el ordenamiento territorial.  Y así como con la moneda de curso forzoso el estado quiere simular la escasez de una moneda sólida, pero finalmente no lo hace e imprime dependiendo del nivel de mojigatería populista del gobernante de turno, con el ordenamiento territorial simula un marco para la libre iniciativa y la división del trabajo lo que realmente construye es un pretexto para asfixiarlas.

Con el ordenamiento territorial la propiedad privada termina siendo cuasi estatal dado que sus propietarios se convierten en semi funcionarios con limitaciones expresas de su capacidad empresarial. “Lo mio es mio- dice el estado- y lo tuyo hasta donde yo te deje”. Cuatro pisos, pero no cinco, oficinas sí, pero grandes, oficinas sí, pero chiquitas, oficinas no, pero locales, locales no, pero viviendas, viviendas sí, pero con la ventana de este lado, viviendas sí, pero con la ventana del otro. Y de esa manera toda la ciudad termina forzada a ser un gran falansterio donde el lenguaje iniciático de lo territorial simula ser técnico o científico.

Sin embargo tiene el mismo problema el coaccionador que hace el Plan de Ordenamiento Territorial, que el que tenían los burós soviéticos para formular planes productivos para toda la economía. La dificultad de coordinar una sociedad en el todo o en una parte a través de mandatos coactivos centralizados se conoce como la imposibilidad del socialismo. Da lo mismo si es el Plan Quinquenal para toda la Unión Sovietica o el Plan de Ordenamiento Territorial de un municipio de 20.000 habitantes.

Los coaccionadores centrales que repartirán recursos y prohibiciones a diestra y siniestra tienen problemas insolubles sobre la información que necesitan para la formulación del plan, y eso es más cierto entre más recursos quieran coaccionar, y en el caso del territorio, entre más grande y habitado sea.

Por supuesto que los coaccionadores centrales comprenden parte del problema de la información pero apenas tangencialmente, no se dan cuenta que en sus archivos nada existe sobre esa clase de información que emerge de los individuos a medida que van buscando nuevos objetivos para sus propias vidas,  o de aquella clase de información que no se puede verbalizar pero que hace parte de las relaciones que la gente desarrolla frente al territorio y los otros. No hay método estadístico o metodología participativa que puedan incorporar en un plan coactivo central la información sobre el futuro no creado, o la intensidad profunda de individuos y grupos de individuos frente a un tema u otro.

Y por lo tanto en esa imposibilidad insoluble de formular el plan, los planes de ordenamiento territorial terminan siendo océanos de frustraciones, por lo mucho que impiden, por lo poco que logran. Se vuelven obsoletos no por lo mucho que se cumplen sino por todos los supuestos que se han dejado de cumplir, no por lo mucho que ha sido acatado sino por lo mucho que ha sido violado. No por lo mucho que ha servido de guía prospectiva sino por lo poco que ha dicho del verdadero futuro ejecutado. Y ese no es un problema de la intrínseca ilegalidad de la ciudadanía es un problema del paradigma de planificación.

El único ordenamiento territorial real emerge no de un documento grandilocuente de intenciones, sino del ensamble de múltiples hechos entre individuos. Los documentos grandilocuentes que se quieren aplicar a punta de mandatos y que sirven para reforzar la sumisión del ciudadano lo único que logran al final es desordenar y desalentar el rico proceso de expresión en el territorio de la división del trabajo a través de la libre iniciativa.

Anuncios
4 comentarios
  1. Lamentablemente estamos ante una dictadura del socialismo del siglo 21 como algunos dirian, en donde el gobernante elegido democraticamente, ignora las leyes, los estuidos, los planes aprobados previamente, y realiza propuestas por capricho!

  2. Carlos permalink

    “Y de esa manera toda la ciudad termina forzada a ser un gran falansterio donde el lenguaje iniciático de lo territorial simula ser técnico o científico.” Tecnica de moda. Ya escucha uno gente hablando de la “entropia” urbana y cosas asi. Se salen con la suya por que se reunen en los circulos dedicados al tal “paradigma de la complejidad”, en donde rara vez un fisico mete las narices, por que esta ocupado en sus propios asuntos. Pero solo basta leer articulos como estos: http://connection.ebscohost.com/c/articles/66726566/efectos-de-la-entropia-urbana-en-el-coste-energetico-del-trasporte, en donde por supuesto, no formalizan nada, para ver que usan lenguaje de la fisica solo para descrestar. Al final del circo “descubren” lo que todo habitante de estrato 3 da por sentado: sale economico en tiempo y dinero tener en el barrio suficiente comercio para lo que se ofrezca. Pero claro, lo pintan como novedoso, y formulan que es el estado el que debe organizar. (Ver agenda 21).

  3. Carlos permalink

    Solo para añadir material complementario al excelente articulo de Jorge: El problema del calculo economico en el socialismo (Mises) http://mises.org/econcalc.asp

Trackbacks & Pingbacks

  1. El Desordenamiento Territorial « romulotorrado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: