Skip to content

¿Cuál es la lógica de la administración distrital en la negociación en forma directa la ampliación de los contratos existentes en Bogotá?

by en mayo 7, 2013

Gustavo Petro Logica de Contratos

POR RÓMULO TORRADO VILLAMIZAR

La noticia de la prórroga de los contratos de la fase I y II del sistema Transmilenio[1] mediante un acuerdo directo con los contratistas, quienes habían sido criticados por esta administración, la cual  había expresado la intención de cambiar las tarifas y el sistema de buses por otros que usaron otra fuente de combustible, me volvió a generar  la duda de ¿Cuál es la lógica de la administración distrital en la negociación en forma directa de la ampliación de los contratos existentes en Bogotá?

Duda que he tenido recurrentemente a lo largo de la administración de Gustavo Petro, quien curiosamente se ha distinguido  por realizar serios cuestionamientos  – que incluso tienen implicaciones penales, los cuales me parecen irresponsables– contra los operarios de diferentes negocios como Transmilenio y la recolección de Basuras, cuando los contratos se encuentran cerca de su vencimiento para luego renovarlos a dedo[2],mediante la declaratoria de una urgencia manifiesta –que como en el caso de la recolección de las basuras él mismo creó de manera irresponsable al ignorar la totalidad de advertencias sobre la inconveniencia e ilegalidad de sus actuaciones– o una negociación directa, en vez de realizar una licitación.

Se podría pensar que la lógica sería generar ahorros o beneficios adicionales no obstante estos no se han conseguido a pesar de los anuncios públicos del alcalde Gustavo Petro[3],  como lo muestra en el caso de la recolección de basuras el desfase con el operador público de recolección de basuras[4], propiedad del acueducto, del cual incluso se está hablando de una posible liquidación[5]; y el hecho de que a pesar de que a los operadores privados se les está girando una suma inferior, esto se debe a que el área de cobertura es menor y se les retiraron obligaciones adicionales que antes tenían, por lo tanto el trabajo es menor.

En el caso de Transmilenio todavía no está clara la negociación por lo tanto no están claros los posibles ahorros, no obstante vale señalar que los operadores aumentaron sus ingresos a costa de todos los Bogotanos por el subsidio de tarifa que aplica directamente el Distrito a todos los usuarios, sin importar si son pobres o ricos, por lo cual sería importante determinar si esa negociación compensa las pérdidas que hemos sufrido todos los bogotanos derivadas del subsidio mal aplicado, si  va a seguir aplicándose y en caso de ser así, ¿en qué forma?.

Lo  claro es que en ambos casos no hubo un proceso licitatorio, si no que se prolongó el servicio por parte de unos empresarios a quienes el alcalde ha cuestionado, por lo tanto no hubo una competencia que incentivara una  disminución  del porcentaje de ganancia de los operadores generando ahorros para la ciudad. De la misma manera al no realizarse una nueva licitación si no una prorroga de contratos anteriores en los cuales se usan los mismos equipos, la incorporaciones de nuevas tecnologías más amigables con el ambiente tampoco se ha dado, todo lo contrario el uso de vehículos que tienen una vida prolongada genera una mayor afectación al medio ambiente y por lo tanto a la salud y la calidad de vida de los Bogotanos.

Por lo  tanto parece que la lógica de un posible ahorro o beneficio adicional no es la razón detrás de la renovación directa de los contratos.

Entonces, ¿cuál es la ventaja de realizar una contratación directa para la administración de Bogotá en vez de realizar una licitación? A mi modo de ver  ninguna, a menos que la administración en cabeza del alcalde esté interesada en realizar negocios de manera exclusiva con los empresarios que el alcalde ha cuestionado de manera indebida públicamente[6]; lo cual merece ser investigado por los organismos de control y explicado públicamente por Gustavo Petro!

http://romulotorrado.wordpress.com/


[2] Vale resaltar que la costumbre de adjudicar a dedo no se limita a la renovación de contratos existentes, recordemos que la administración realizó una adquisición de unas motos eléctricas para la Policía a dedo, sin mediar licitación.

http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12726390.html

Motos que no fueron recibidas por la Policía.

http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12608103.html

Vale resaltar que estos vehículos  fueron adquiridos por el Fondo de Vigilancia y Seguridad del Distrito, el mismo fondo que dejo a la Policía de la ciudad sin combustible para cumplir su función por unos días de manera totalmente irresponsable. http://www.canalrcnmsn.com/noticias/s%C3%B3lo_una_estaci%C3%B3n_de_gasolina_surte_la_polic%C3%ADa_de_bogot%C3%A1_este_lunes

[3] Las declaraciones contrarias a la realidad por parte del Alcalde Gustavo Petro sobre contratos son comunes y no se limitan a los ya mencionados, como lo muestra las relativas al contrato de Transmilenio ligero por la carrera séptima y la liquidación del mismo,la cual fue anunciado públicamente por parte del alcalde, la cual meses después de haber sido anunciado públicamente todavía no se ha dado como lo informo La Silla Vacia: http://www.lasillavacia.com/historia/el-contrato-de-transmilenio-por-la-septima-no-ha-sido-liquidado-43321

[6] Quisiera anotar que de ninguna manera comparto las afirmaciones del alcalde en contra de empresario que han ayudado al desarrollo de la ciudad, por las cuales considero debería responder penal y disciplinariamente: si considera que existe alguna anomalía debería de acudir a los organismos de control para que investiguen, es su obligación so pena de incurrir en una falta disciplinaria y un delito penal, no realizar declaraciones incendiarias e irresponsables.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: