Skip to content

Jonathan y el ejemplo de Honduras: Zonas de Empleo y Desarrollo Económico.

by en agosto 26, 2014

D POR: JORGE EDUARDO CASTRO CORVALÁN

Jonathan Moreno fue uno de los primeros anarcocapitalistas que conocí en Colombia, no tengo claro si todavía lo es, finalizaba el pregrado y cursaba materias de la Maestría de Economía en la Universidad Nacional, además tomaba clases en la facultad de filosofía, una demostración viviente de los teoremas de elasticidad del tiempo, les rinde más a quienes se ocupan más, por lo que  nos propuso a Félix Salcedo y a mi realizar el Primer Seminario Internacional de Escuela Austriaca para el 2011. Aunque mi papel fue como el del cura en el matrimonio, bendecir la unión y darle apoyo espiritual, ellos en medio de muchas complejidades le dieron luz al evento, que si todo avanza como esperamos el próximo año tendrá su tercera edición.

Jonathan se fue a realizar una maestría en Europa y por un tiempo nos dejamos de ver, aunque por supuesto en facebook nos leíamos con frecuencia, sin embargo en su retorno a Colombia su corazón, quizás todavía ancap, tenía nuevas reflexiones, intereses, y ahora además entraba como refuerzo académico a su universidad y a Fedesarrollo. Una contratación más poderosa que Falcao en Millonarios.

Lo de sus nuevas reflexiones, intereses y matices lo venía percibiendo desde hacía un tiempo en sus comentarios y en los artículos que compartía, ahora tenía un sabor menos Rothbardiano y más Friedmanita (de David Friedman), por supuesto el economista profesional anda en debates de política pública y en ese contexto fue que conversamos acompañados de un café y  otro economista, Juan Felipe Cuellar, quien está dedicado a expandir el mercado desde su rol como comisionista de la bolsa mercantil.

Era de esperarse que en esa mezcla de economistas profesionales, uno de la política pública y el otro del comercio bursátil,  aparecieran por supuesto las preguntas “prácticas” sobre como desarrollar las ideas de la libertad, incluso las versiones más cercanas al anarcocapitalismo,¿cómo darle un aprovechamiento radical a las ventajas del mercado sobre el estado?. Ahí fue que Jonathan mencionó el tema de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico que avanzan en Honduras, una aplicación de las propuestas  de Paul Romer, también mencionó otras que están en el ambiente: el Free State Project en New Hampshire y  el Seasteading de Patrick Friedman (el hijo de David), sin embargo, por las reflexiones compartidas con Juan Felipe y él, por supuesto el modelo hondureño tuvo algo más de atención.

Después de ese café el tema ha seguido dándome vueltas, el marco institucional para el desarrollo de ciudades es fundamental y mientras aquí en Bogotá se sigue usando la competencia electoral para definir la tecnología que paga o permite el estado, que si metro, que si bicicletas, que si motos, que si taxis, en fin, en otros escenarios ese debate de tecnología no pasa por el proceso monopolista de la competencia electoral, el que gana impone su preferencia, sino que por el contrario se basa en la competencia económica, y por lo tanto las tecnologías tienen que revelar sus ventajas por si mismas y no por el populismo aspiracional o los corrillos de contratistas.

 ¿Alguien ha pensado que pasaría si los celulares fueran entregados por el Distrito? Se armarían los políticos de bandos de “verdad tecnológica” unos serían los iPhonistas y los otros los Samsugsianos, pero en general la lógica sería la misma, el que gana impone la tecnología sobre todos, por supuesto para que el ganar en el estado valga la pena no solamente debe ser capaz el ganador desde la competencia electoral de proveer su tecnología escogida sino que además debe prohibir y perseguir la tecnología no preferida en las urnas.

El hecho es que competir electoralmente en aras de que el “punto final” del debate tecnológico dependa de que por fin los “buenos” y “sabios”  se hagan con el monopolio, no tiene sentido, la gente termina decidiendo tecnologías alternativas a las que impone el ganador electoral, a veces con muchos sacrificios y dolor.  Y es ahí donde la propuesta de las ZEDEs tienen fascinantes posibilidades,  más allá de esperar que la competencia electoral al interior de una ciudad provoque el desarrollo tecnológico las ZEDEs facilitarían que la competencia económica entre ciudades lo desatara.

Quizás sea muy desafiante que una ciudad tan estatizada y estatista como Bogotá se vuelva una ZEDE, lo impiden las clientelas de las tecnologías monopólicas que ya ofrece el estado y la cultura de la competencia electoral para la imposición tecnológica. Además la gran mayoría no percibe con claridad las enormes oportunidades perdidas por su sistema de gobierno porque puede disfrutar de ventajas relativas del mercado intervenido en el que vive, es la lógica de resignarse a que finalmente un purgatorio siempre será mejor que un infierno.

Ese en Bogotá es un problema mayor: su ventaja relativa oculta el enorme desperdicio de potencial por la inercia cultural a favor de la competencia electoral monopolizante. Eso implica pensar otras regiones, otros actores, la migración tecnológica siempre ha requerido de pioneros, eso es cierto para las tecnologías de transporte, de comunicación, de energía, como para las de gobierno. Regiones que incorporen en su ADN  la asimilación de múltiples tecnologías en todas las áreas a través de la competencia económica no solo ofrecerán más y mejores oportunidades a quienes vivan en ellas sino que desde ellas se podrán irradiar esas innovaciones para todo el planeta.

Por el momento el paso 1 es empezar a hacerle seguimiento al ejemplo de Honduras para replicar lo antes posible esos aprendizajes, no vaya y sea que como dicen algunas personas mayores: “pudimos ser como Asia pero… ” y les toque repetir a las nuevas generaciones:  “pudimos ser como Honduras pero… “.

Aquí unos vídeos:

LA PROPUESTA DE ROMER:

LO QUE ESTÁ PASANDO:

Jonathan tiene razón, es decir, un conjunto amplio y sólido de buenas razones, para pensar que es importante hacerle seguimiento a lo que sucede en Honduras sin dejar de tener presente las otras innovaciones territoriales que se están gestando en el planeta, porque si bien no es “trending topic” en la prensa semanal o incluso en twitter, lo cierto es que apuestas de este nivel de profundidad son las que en el pasado una y otra vez han transformado disruptivamente la historia. Por supuesto Juan Felipe y yo tomamos atenta nota.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: