Skip to content

Metrovivienda se renueva, vuelve a su misión inicial.

by en febrero 28, 2016

Quisiera compartir esta entrevista hecha a un antiguo colaborador de este blog.

En lo personal me alegra que Metrovivienda vuelva a su misión inicial, es una lástima las oportunidades perdidas por el cambio de enfoque de las anteriores administraciones. Como lo muestra el ejemplo de La Hoja que ya habíamos comentado en este blog (https://romulotorrado.wordpress.com/2013/05/28/la-politica-de-vivienda-de-interes-social-de-gustavo-petro-alcalde-de-bogota-d-c-a-quien-beneficia/), junto con otros temás que toca la entrevista (https://renovacionurbana.wordpress.com/2014/11/10/la-propuesta-de-construir-viviendas-de-interes-social-prioritario-del-alcalde-petro-muestra-una-aparente-falta-de-planeacion-patrimonial-que-genera-un-detrimento-patrimonial-que-afecta-a-todos-los-b/). Vale anotar que los costos que habla el entrevistado sobre el lote de La Hoja, entiendo son superiores, ya que no incluyen la adquisición del lote, que era del Distrito, por lo que entiendo al inclurilos pueden ser más del doble a los que ha reconocido tanto la anterior administración y comenta el entrevistado.

Lástima el poco presupuesto que dejó la administración anterior para una entidad tan importante este año, lo que demuestra una incongruencia entre el discurso y las prioridades de la anterior administración, que no pudo atacar el problema del deficit de vivienda en la ciudad, ni cumplir con sus metas.

Mis mejores deseos a Wilben Palacios en la importante labor para la ciudad y el país que tiene que desarrollar.
 

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16521628: “Metrovivienda se renueva y será banco de suelos para vivienda masiva

Nuevo gerente busca construir 80.000 unidades para todo tipo de población.

Por:  BOGOTÁ

26 de febrero de 2016

Metrovivienda se renueva y será banco de suelos para vivienda masiva

Es un hecho que proyectos como La Hoja, ubicado sobre la calle 19 con carrera 32, destinados a determinadas poblaciones o que propuestas como la construcción de vivienda de interés social en los parqueaderos del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) en barrios del norte de la ciudad, no van más.

Hay un giro con el que se busca que Metrovivienda regrese a su punto de inicio. La actual administración va a retomar lo que comenzó hace 17 años.

Wilben Palacios Barrera, abogado de la universidad de Los Andes, tiene en sus manos las riendas de esa entidad que se creó en 1998, durante el primer periodo de gobierno del Enrique Peñalosa Londoño, con el objetivo de gestionar suelo a bajo costo para urbanizar con vías, redes eléctricas, acueducto, alcantarillado, parques, y para que los constructores desarrollaran vivienda con equipamientos como colegios, hospitales, parques, jardines infantiles.

Hoy la entidad que recibe este experto en políticas de ordenamiento territorial es otra cosa diferente.

¿Qué encontró en Metrovivienda?

Una entidad preocupada por proyectos de pequeña escala con intervenciones en una ciudad construida. En este último periodo se concentró en operaciones en el denominado centro ampliado y no en el suelo que Bogotá no ha podido desarrollar.

¿Y cuál fue el impacto que tuvo ese modelo?

Que no logró reducir el déficit de vivienda. No hubo reducción real de cifras del déficit (de vivienda). Ahora tenemos que atender unas 200.000 viviendas que están en déficit cuantitativo.

¿Por ejemplo…?

El impacto de la Plaza de La Hoja. Si bien se atiende una población, el nivel de viviendas que se genera no es muy grande.

Hay proyectos que pueden variar entre 400 unidades de vivienda a proyectos que pueden tener 40 o 90 unidades de vivienda, cuando en otros proyectos como los que se hicieron en Metrovivienda en las ciudadelas El Porvenir o El Recreo en Bosa, cada manzana podría llegar a generar 400 viviendas y eso en gran escala de proyectos podrían generar 10 manzanas para un impacto de 4.000 viviendas.

¿Y los resultados?

Con el anterior esquema, los proyectos que se hicieron en el centro no necesariamente generaron suelo nuevo para más proyectos, podrían haber generado en promedio 8.000 viviendas pero no se genera el impacto real porque si miramos viviendas construidas nuevas no alcanzan a ser mil unidades.

Entonces, ¿cuál es el camino de Metrovivienda?

El primer objetivo es reorientar la función, retomar la visión inicial de la creación, que fue la de ser el banco de suelos para Bogotá con impacto regional. Nuestra función es también atacar el déficit.

La función de nosotros es ejecutar proyectos integrales de interés social y dentro de ese rango está la vivienda de interés prioritario que es para los ciudadanos que no tienen la facilidad o los recursos de una vivienda más costosa que es del orden de los 70 salarios mínimos mensuales.

Cuando un particular no tiene como comprar, el Estado tiene que salir a gestionar el suelo para que puedan construirse ese tipo de viviendas

¿Y proyectos como La Hoja, se acaban?

La visión del alcalde es dar respuesta a todos los bogotanos. Y para dar esa respuesta es para los que no han podido acceder a vivienda, eso implica proyectos masivos, esfuerzo, continuar.

Dentro de esa continuidad está la población atendida por el Distrito, pero no podemos concentrarnos en una facción de la población. Nuestro deber es concentrarnos en las necesidades de todos los bogotanos.

La Hoja tiene unas inversiones similares a los 40.000 millones de pesos. Con esos recursos podríamos haber adquirido suelo para la generación de 32 hectáreas, generado 16 útiles para un número de 6.400 viviendas.

¿Cuál es la meta?

Nuestra visión es generar 80.000 viviendas orientadas a suelos como el plan zonal del norte, concretar los proyectos Usme, Ciudad Río y organizar un punto importante que tiene Bogotá que son esos suelos en Ciudad Bolívar –pueden ser sujetos de recuperación morfológica que busca evitar los riesgos–, contener los riesgos que fueron explotados y generar vivienda para los ciudadanos que más la necesitan.

¿Y los proyectos de vivienda en parqueaderos del IDU?

Eran cuatro proyectos que no generaban muchas viviendas. Casi 300 viviendas donde el impacto para las familias también era complejo (…). Si bien es importante la integración social hay que dar respuestas efectivas y no respuestas forzadas a las familias.

¿Y qué pasa en los casos de vivienda informal?

Demuestra que no se hizo la tarea funcional de Metrovivienda. Si tuviéramos suelo, podríamos dar una respuesta a los ciudadanos de menos recursos y controlar el fenómeno de los desarrollos informales.

Metas no se cumplieron

Según las cifras oficiales, durante la pasada administración se estableció una meta de 70.000 viviendas, pero las cifras reportadas por Metrovivienda señalan que solo se construyeron 2.113.

Así mismo, de las 110 hectáreas programas para gestionar suelo durante ese periodo, solo se lograron 64.
Se estima que el valor de una vivienda de interés prioritario (VIP) es máximo 70 salarios mínimos mensuales lo que equivale a 48’261.780 de pesos. Mientras tanto, se calcula que el valor de una vivienda de interés social (VIS) es de 135 salarios mínimos mensuales lo que equivale a 93’076.290 de pesos.

El presupuesto de la entidad para el año 2016 es de 28.000 millones para inversión y 9.000 millones para funcionamiento.” http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16521628

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: