Skip to content

La propuesta de construir Viviendas de Interés Social Prioritario del Alcalde Petro, muestra una aparente falta de Planeación Patrimonial, que genera un detrimento patrimonial que afecta a todos los Bogotanos en general, en particular a los más vulnerables, a quienes no tienen vivienda.

by en noviembre 10, 2014

La propuesta de construir Viviendas de Interés Social Prioritario del Alcalde Petro, muestra una aparente falta de Planeación Patrimonial, que genera un detrimento patrimonial que afecta a todos los Bogotanos en general, en particular a los más vulnerables, a quienes no tienen vivienda..

Por lo anterior las políticas públicas que tienden a buscar soluciones y atacar el déficit son bienvenidas. No obstante existen unos planteamientos -como el realizado recientemente por la administración distrital de construir Viviendas de Interés Social Prioritario para los desplazados en lotes de parqueaderos que se encuentran en las zonas más costosas de Bogotá- que no contribuyen a solucionar el problema, más bien lo agravan al desperdiciar recursos limitados y necesarias, generando detrimentos patrimoniales, que disminuyen la capacidad de intervención del estado en beneficio de los más necesitados. Lo cual muestra una aparente falta de planeación en general y en particular una falta de planeación patrimonial, ya que genera un detrimento para todos los bogotanos.

Quienes defienden la propuesta de la administración distrital, entre otros la sustentan sobre la base de dos argumentos que son claramente falsos:

i. Que es igual de costoso construir en las zonas más costosas de la ciudad, que ya se encuentran consolidadas, que en las zonas más baratas, ya que los lotes son propiedad del distrito.

ii. Que a pesar de ser sectores costosos, estrato seis, los servicios para las nuevas Viviendas de Interés Social Prioritario serán estrato uno, por lo cual las familias desplazadas podrán costear vivir en la zona.

Los argumentos de la administración demuestran una falta de Planeación Patrimonial inaceptable, que genera un detrimento patrimonial para los bogotanos y aleja la posibilidad de encontrar una solución de vivienda digna a miles de familias necesitadas. La administración ignora dolosa o culposamente que:

i. El costo de construcción debe incluir el costo de la tierra, el costo de reposición del terreno, con el fin de no generar un detrimento, que debilita la situación el balance del distrito, limitando las inversiones a futuro en favor de los más necesitados. El solo valor de los lotes, permitiría en caso de venta construir muchas más unidades de vivienda de las 372 proyectadas. Vale anotar que un constructor le comento a la revista semana que un solo lote, ubicado en la calle 82, podría valer treinta mil millones lo que alcanzaría para hacer setecientas viviendas de setenta salarios mínimos, un número muy superior a las 372 que planea realizar el distrito en todos los lotes, 96 en ese solo lote.

ii. El costo de vivir en un sitio no se limita a los servicios públicos, está el costo de mercado, alimentación, y de educación. Costos que no son baratos en las zonas proyectadas, en donde los tenderos no fian, y cobran a precios superiores a los de las demás zonas en razón del poder adquisitivo y el costo de los arriendos, por no hablar de los precios de los supermercados Carulla que se encuentran en la zona, en los cuales difícilmente personas de recursos limitados podrían comprar los elementos necesarios para su mercado básico de subsistencia. El crear locales en los mismos edificios, no garantiza el precio de venta de los mismos, y el abastecimiento de todos los productos esenciales que son más costosos en las zonas.

En las zonas no existe una oferta adecuada de colegios y los que quedan tiene un costo de pensión mensual superior al salario mínimo, como es el caso del Liceo Francés o Liceo de Cervantes el Retiro, los cuales no pueden sufragar familias de recursos limitados.

iii. Los lotes del distrito tiene un contrato con los operadores de los parqueaderos, el cual se debe respetar, no hacerlo implica que posiblemente se tendrá que pagar una indemnización costosa, si no se respetan los contratos, que debe ser tenida en cuenta a la hora de analizar los costos de construcción.

Adicionalmente, estos lotes son producto de procesos que determinaron que existía una necesidad de parqueaderos en la zona, los cuales desaparecerán, así sea solamente mientras que se realiza la construcción si esta contempla parqueaderos subterráneos, agravando el tráfico de la zona y de la ciudad, a ser un importante punto de paso.

No quiero dejar de referirme a los argumentos en defensa de la medida que dicen que no habría detrimento, que el distrito colocaría mayores limitaciones del dominio al adjudicar los bienes y que tendría la primera opción de compra sobre los mismos. Quisiera recordar que el distrito no puede poner mayores limitaciones a la que la ley le permite, y que en caso de que se pudiera realizar la opción este se debe efectuar a precios del mercado, los cuales una vez entregadas las viviendas serán claramente superiores a los setenta salarios mínimos a los que dice el distrito se adjudicarían.

No siendo más por el momento, es claro que existen claros e inaceptables errores de planeación patrimonial por parte del distrito que afectaron el bolsillo de todos los habitantes de Bogotá. Los costos de construcción son mayores a los que ha comentado el distrito y de concretarse la propuesta se concretara un detrimento patrimonial a la ciudad, se perderán importantes recursos que se pudieran utilizar para construir miles de viviendas, lo cual deja a miles de familia sin la posibilidad de acceder a una vivienda por un capricho del alcalde, quien algunos dicen quiere dar un golpe de opinión, generar una distracción, para tapar la falta de resultados en materia de vivienda, en comparación con las grandes promesas que realizó durante su campaña, como lo indica el hecho de que solo haya proyectado el proyecto en los barrios más costosos de Bogotá que ya se encuentran consolidados, en donde es más difícil que una familia con recursos limitados sobreviva, así tenga la vivienda fuera gratis, y no en otros barrios donde los costos de vida en general son menores.

Si lo que se desea es usar esos activos para garantizar el acceso a una vivienda digna a los más necesitados, me parece muy bien. Para garantizar este objetivo y ante el déficit de vivienda y los recursos limitados del distrito es necesario efectuar una correcta planeación patrimonial, maximizar los recursos y evitar detrimentos patrimoniales innecesarios, por lo cual propongo que se vendan estos activos y su producto se destine a la construcción de miles de soluciones de viviendas, no a unos pocos a consta de un detrimento para la ciudad, que afecta principalmente a los más necesitados, ya que si se da un detrimento el distrito habrá perdido recursos que podría usar para construir miles de Viviendas de Interés Social Prioritario.

http://romulotorrado.wordpress.com/

vía La propuesta de construir Viviendas de Interés Social Prioritario del Alcalde Petro, muestra una aparente falta de Planeación Patrimonial, que genera un detrimento patrimonial que afecta a todos los Bogotanos en general, en particular a los más vulnerables, a quienes no tienen vivienda..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: